UN POQUITO DE MI….

Soy Psicóloga.

Cuarentañera indomable (cosecha del 77).

Me autodenomino «influmierder», pues no trato de influenciar en la vida de nadie, simplemente SUMAR en lo posible, utilizando para ello un método infalible: EL HUMOR.

Desde mi vida real, como mujer real y aplicando una psicología realista y práctica, trato de colorear todas aquellas inquietudes, miedos y deseos que en algún momento hayamos podido sentir.

Desde  aquí comparto un poquito de mí, para quien quiera, me pueda conocer….

  1. Me encannnta el aguacate, todos los días me zampo alguno.
  2. Me desestreso bailando en la cocina.
  3. De las cosas que más risas me provocan: conversaciones»picantes» con amigas
  4. Unas sábanas blancas recién puestas……
  5. Una noche de tormenta metida en la camita.
  6. De mis mayores placeres: una copa de vino bien fresquita (en su defecto una cerveza) a solas conmigo.
  7. Tengo la manía de hacer mucha espuma en la ducha,si no, parece que no me he duchado.
  8. Me llevan de calle las disculpas sinceras.
  9. La luz de una vela, me hipnotiza. Casi a diario enciendo una.
  10. Me relaja tender la ropa.

No es el <<Decálogo de la mujer empoderada>> (ya lo iremos construyendo juntas), pero es el DECÁLOGO DE UNA MUJER REAL.

 

Palabra de Blancanija.

QUE YO NO QUIERO PROBLEMAS

Ya, que los problemas amargan…

Pero es que, corazón mío, resulta que los problemas son parte de esta vida que tienes que vivir.

¿Qué quiero decir con esto?. Pues que si eres amante de la ensalada, te pirran las ensaladas, te mueres cada día por llegar a casa y meterle mano a tu ensalada, todos tus platos con ensalada por favor.

Pero es que resulta que la ensalada, además de llevar todos esos ingredientes que te encantan, lleva de vez en cuando un poco de maíz, que casualmente a ti no te gusta nada y te amarga tu «momento ensalada».

Pues es que si quieres ensalada, te la tienes que comer con to el maíz (cierto que hay ensaladas más cargadas de maíz que otras).

PUES ASÍ ES LA VIDA Y SUS PROBLEMAS.

Porque la vida sin sus problemas, no sería la Vida. Sería una película de Antena3.

Y VIVIR, señoras y señores, implica también llorar, patalear, levantarse aunque no tengas ganas, tener miedo, enfadarte, cagarla, arrepentirte…

Así que el que no quiera maíz, se morirá de hambre, y de asco, y de aburrimiento, y de rigidez.

¡Aliña esa ensalada!, con todo lo que tengas a mano y saborea cada ingrediente, incluso el maíz, que al final si le coges el punto no está tan malo (y es que de los problemas es de donde más se aprende, te lo digo yo).

Por cierto, ¿lleva mucho aliño vuestra ensalada?. .

By Blancanija.

LA MEDIA NARANJA

¿Pues no que me llama la mar de contenta una amiga porque quiere presentarme <<al que seguro será «mi media naranja»>>?….

PERRRRRDONA!!??

Yo no necesito «media» de nada, porque yo, en caso de ser una fruta, sería una pieza entera, completa ; con mi jugo, mi cáscara, mi pulpa y mis pepitas.

Y por supuesto, no quiero «medio» hombre. En cualquier caso, que venga completo. Que aquí no estamos para rellenar las mitades de nadie, cada uno que venga con sus conflictos resueltos de casa.

Ese mito de la «media naranja» me parece aberrante y hace más daño del que creemos.

No hija, no. No soy una fruta, soy una «perzona humana» que no necesita que venga medio pomelo a completarla.

Como yo tenga que esperar a que venga el supuesto «cacho de naranja» para ser feliz, voy de culo. Porque entonces le exigiré que me complete, que me haga feliz, que no puedo hacer zumo si él no está, que no soy naranja si él se va.
Y entonces vendrán los agobios y la frustración, y aparecerán los problemitas en nuestro hermoso frutero.

Que no, que no! Que tú eres feliz (o decides serlo) independientemente de tener medio cacho de naranja o una chirimoya al lado.

Y si aparece un maromo, bienvenido será si viene a sumar, a aportar, a compartir toda su fruta (entera), PERO NO A SER MI MITAD (quita, quita, échate pa’llá!)

Y puestos a ser todos fruta, prefiero la Macedonia, que tiene un poquito de todo, como la vida misma!.

Así que todos a cantar como ya lo hizo Marisol! : «yo quiero comé naranja, comé naranja, comé la pera. Yo quiero que me la den, que me la den entera».

By Blancanija.

EL MOSAICO Y LA VIDA

Cada cosa que te ocurre, cada experiencia amarga, cada relación que comienza o acaba, cada amistad que aparece o desaparece, cada persona o situación que viene a ponerte tu mundo patas arriba…. ocurre por algo.

No forcemos a la vida a ser lo que nosotros queramos que sea. Fluye. Confía.

Todas esas personas y situaciones son pequeñas piezas del mosaico que compone tu vida, donde cada pieza encaja a la perfección. No sirve de nada que fuerces las piezas y quieras encajarlas «porque sí» donde no le corresponden.

Si pudiéramos visualizar nuestra vida desde lejos, con perspectiva de poder ver todo el mosaico, entenderíamos muchísimas cosas.

Por eso es importante fluir, dejar que las cosas vayan sucediendo y confiar.

Es un error centrarte en la pieza que no encaja donde tú quieres, perder tu vida tratando de comprender por qué no encajó ahí, gastar energía buscándole el hueco que no le corresponde.

Por mucho que te duela, por mucho que creas que colocándolas donde tú tenías previsto, tu mosaico quedaría más bonito.

Respira, no te machaques, siente, llora, ríe, suelta. FLUYE.
No empujes a la vida, VE CON ELLA.

By Blancanija.

ENREDADOS

rpt

Mucho se habla y se estudia de las personas que usan y abusan de las redes sociales.

Que si publican su vida (evidente, lo llamativo sería que publicaran la de otro), que si hay quien cuenta hasta cuando se tira un «peo», que según la Universidad de Chikitistán quien se hace selfies tiene problemas de autoestima, o que depende de las publicaciones que pongas así es tu personalidad (obvio, pero como en la vida real, según lo que digas o hagas así será tu perfil ante los demás).

Pero poco se habla o se estudia de esa masa silenciosa de personas enREDadas, que está tras la pantalla cual «vieja del visillo» , bicheando, leyendo, curioseando, sólo para luego criticar y hacernos un perfil psicológico tipo CSI, a los que en la RED se cuelgan, nosotros «los colgaos».

Son personas que al fin y al cabo también han sucumbido a la RED, pero desde la otra orilla.
Pues seamos congruentes y si no te gusta lo que ves no entres.

Las REDES a veces para algunos supone una vía de escape, para otros un modo de enfrentarse a ciertos miedos, o un lugar donde abrirse al mundo y conocer a gente, o una compañía porque están solas o lejos de sus amigos, o simplemente por pura diversión.

Así que, enREDados míos… practiquemos más a menudo el respeto.

By Blancanija.

LA HONESTIDAD

Qué poquito me gusta la gente deshonesta. Me dan mucho repelús.

Las personas deshonestas son personas cobardes, porque al fin y al cabo, la mentira es el acto reflejo del miedo.

La honestidad, en cambio, es actuar con la verdad , ser auténtico, leal, transparente. Es no mentir (ni mentirte a ti mismo). No crear confusión ni desconfianza.

La honestidad es una virtud humana con la que nacemos, pero tristemente en algunas personas se va perdiendo.

Seguro que todos conocéis a gente que miente, que se miente, que se inventa una personalidad para ganarse la estima de los demás, gente que desvela secretos, gente que no cumple su palabra, gente que depende del día o interés actúa de una forma u otra… que gente más gennnte.

Con lo bonito que es mostrarse tal y como uno es. Alaaa, ahí lo llevas, si te gusto pues to pa ti y si no te gusto , hastaluegomaricarmen.

Pues nada, seguimos tropezando con gente deshonesta, que se enfunda en una fachada, y todo para gustar, para ser admirados, para llamar la atención, para creer «ser» algo o alguien o vete tú a saber.

El caso es que les falta lo realmente importante: gustarse y admirarse a sí mismos.

De ahí que en la soledad de su intimidad, cuando se apagan «los focos a su persona», regresen a lo que son: sardinitas que nunca llegarán a caviar, pececitos indefensos nadando en el mar de la mentira.

SEAMOS HONESTOS. No hay nada que perder y mucho que ganar.

 

By Blancanija.

 

EL AMOR PATO

 

Mirando a mi alrededor (cerca, lejos y a mi vera), me pregunto y doy vueltas a una duda: ¿Vosotros creéis que existe el Amor PATO?. Sí, PATO (no lo habíais escuchado nunca?). Ese amor «PATOlavida», pa cuando la cosa se pone chunga y pa cuando las cosas se salen de bien.

Yo he llegado a la conclusión que SI. Que existe.

Lo que pasa es que el Amor PATO no surge así porque sí, es un amor que hay que hacerlo, cocerlo a fuego lento. Pero a veces no sabemos, no estamos preparados o no tenemos paciencia.

Y es que el amor sufre transformaciones a lo largo del tiempo, y hay que saber evolucionar con  él. No pretender quedarse en la primera fase del enamoramiento toda la vida (qué desgaste por Dios!).

Antes se estropeaban las cosas y se llevaban a arreglar. Hoy, si algo se te estropea directamente lo tiras a la basura y te vas a comprar otro (igualito va a ser un tostador nuevo que otro lleno parches, ¿verdad?). Pero es que a lo mejor el nuevo te quema el pan y no vuelves a encontrar otro como el que tiraste….

Pues lo mismo está ocurriendo con el amor. Qué triste que demos más valor a veces a lo novedoso que a lo que lleva a nuestro lado el tiempo suficiente como para haber creado un bonito vínculo (con lo difícil que es eso si lo piensas detenidamente). Que miremos con ojitos zalameros lo nuevo a estrenar que aquello que ha sido nuestro compañero/a una etapa importante de tu vida.

Pero es así, nos suele pasar. Mi madre me decía que el no cuidar el amor hace que al final lo que veías lunar se convierta en verruga.

Y así nos va, engolosinándoso con lunares que con el tiempo se convertirán en la misma verruga que el anterior. Y la gente cada vez más vacía de vínculos, y el mundo cada vez mas vacío de amor. Y el «compromiso» condenado a ser una simple palabra en el diccionario.

Pasa como cuando escuchas tu canción preferida hasta la saciedad y acabas empachado/a, y la arrumbas con el resto de canciones olvidadas.

Y que jodido sería que años después la volvieras a escuchar y se te subleven los sentimientos, las ganas, los recuerdos, y todos se alíen contra ti.

MORALEJAS:

  1. Ama a la verruga y será siempre un lunar.
  2. Intenta arreglar el tostador antes de tirarlo.
  3. Disfruta de la canción, aunque te sepas todas y cada una de sus letras.

By Blancanija.

EL WONDERFULLISMO

Hasta la punnnta el pelo del wonderfullismo, de esa obligatoriedad de estar felices todo el tiempo y sonreír (tengas motivos o no).

YO!! {que la mayor parte de mi tiempo la paso sonriendo y riendo} también tengo momentos de enfado, de llanto, de miedo de guagüi, muuucha guagüi.

 

Y es que tenemos derecho a estar así, porque si no, seríamos robots o Tamagochis.

Empachaíta de frases wonderfullistas «hoy será un buen día, SONRÍE!» (¿¡pero tú que coño sabes el día que voy a tener?!) o la de «hoy me he puesto una sonrisa que combina con todo» (claro menos con la factura de la luz, la gastroenteritis que he pillado, o la avería del coche o el marrón que me he comido en el curro).

En definitiva, que al final te estresas porque la taza con la que desayunas cada día te dice que te rías y que tu día será la pera limonera, y tú sin ganas de reírte y pasando los días con más pena que gloria.

Que no te preocupes! Que LAS EMOCIONES NEGATIVAS TAMBIÉN HAY QUE SENTIRLAS! que ellas también forman parte del escenario de la vida!. Que ante situaciones que no te gustan tienes derecho a enfadarte! Que cuando te enfrentas a lo desconocido es lógico que sientas miedo!.

Piensa que tu vida es un enorme lienzo en el que pintar tu mejor obra. Para ello necesitarás todos los colores en tu paleta, los bonitos y los feos.

Así que respira, pinta tranquila y usa los colores que te de la gana, que pa eso eres la dueña del lienzo. Eso sí! gestiona correctamente, eligiendo colores de todas las tonalidades, que tan feo es un cuadro con colores estridentes como otro con colores oscuros.

Y si tienes ganas de llorar, llora! (un ratito), que las sonrisas más sinceras vienen de los que han conocido el sufrimiento.

Y el que no sepa de sótanos, que no me hable de balcones (citando a @neorrabioso)

By Blancanija.

 

 

 

 

EL MIEDO

 

 

 

¿Qué harías si no tuvieras miedo?, ¿si no existiera el miedo?.

El miedo es una emoción evolutiva, es decir, nos acompaña desde que el hombre es hombre, y nos protege de potenciales peligros.

Nuestro problema viene cuando ese miedo se sustenta en humo, cuando es ilógico, irreal y con el poder de incapacitarte, bloquearte o hacerte sentir pequeñ@.

Esos falsos miedos frenan al ser humano que eres o podrías llegar a ser.

El miedo a la crítica, a la desaprobación, al rechazo, a la soledad, a la pérdida.

Ese humo asfixiante que está entre tu «YO angustioso y reprimido» y tu «YO libre y empoderado».

Y no eres valiente por no tener miedos (porque todo el mundo los tenemos), sino por el coraje y decisión con el que los enfrentas.

Recuerda que tod@s nacemos con «alas», y el miedo hace que no las repliegues.

Pues yo te digo, que sólo cuando te tiras al agua aprendes a nadar. Sólo cuando los pájaros se lanzan al vacío aprenden a volar. Sólo cuando mires a tus miedos de frente y vayas a por ellos, desaparecerán.

No somos conscientes del poder y la fuerza que llevamos dentro. O como decía mi abuela : «Que Dios no te mande lo que tu cuerpo pueda aguantá«. Amén .

By Blancanija.

CORAZONES REMENDAOS

 

¿De verdad pensáis que un corazón puede romperse?.

El corazón humano es un órgano sorprendente.
De hecho, hay estudios que confirman que se trata del «músculo más fuerte que poseemos», además de ser el «portavoz» de todas nuestras emociones.

Él es el motor responsable de dar vida a todo nuestro cuerpo.

Algo tan fuerte no puede romperse así como así, sin más.

Yo creo que cuando sufre o padece desengaños, decepciones, traiciones, malos momentos… el corazón se va deshilachando. Le van saliendo hilillos por allí, por allá.
Se resquebraja por un ladito, se descose por otro.

Unos cuantos jirones por aquí, algún que otro trozo desgastao por allá.

En algún rincón ha dao más de sí y ha cedido. En otros rincones sigue aún todo ajustadito y a la medida.

Por algún huequito le falta un pespunte y por otros un buen «remallao».

En algunos casos es suficiente un buen parche (de esos que aguantan las caídas de rodillas de los niños).

No creo que un corazón llegue nunca a romperse.

Yo creo en los corazones REMENDAOS.

A mi me encantan esos corazones. Los gastaos, los manoseaos, los trotaos.

Son los corazones que más historias tienen que contar.

By Blancanija.

RUMORE RUMORE

 

Qué miedo me dan los rumores. Qué ingratos.

Cuánto trabajito cuesta hacerse un hueco, encontrar calor, hacerse querer, subir escaloncitos. Y qué fácil es que llegue un rumor y te lo tire todo por la borda, te empuje escalera abajo o incluso te trunque tus proyectos, tu negocio, tu matrimonio… Ya no se acuerdan de quién eras, ya sólo hay boca y oídos para el rumor.
Ojos no, que es más fácil tenerlos tapados.

El rumor: un látigo de 7 puntas en manos a veces de gente sin criterio propio. Qué ruina.

A mí me entusiasma más la idea de poner las cosas en cuarentena, dejarlas reposar, en barbecho, no opinar a la ligera ni dejarme arrastrar por el gentío.
Ponerme en el lugar de la persona rumoreada e imaginar por un momento que ese rumor no fuera verdad.

Cuantos malos tragos solucionaría el ponernos en el lugar de la otra persona!.

Que los dardos siempre están, hoy van en aquella dirección, pero mañana te puede tocar a ti.

Que Dios nos coja confesaos!.

By Blancanija.